El pasado sábado 28 de octubre más de un centenar de judiciales  y sus sus hijxs y nietxs concurrieron a participar en la actividad que organizamos para festejar el día del niño en Rush Pilar, el complejo de camas elasticas mas grande del país, y disfrutar un día de diversión no solo tanto en familia sino también rodeados de compañeros y compañeras de trabajo.

Porque, al fin y al cabo, eso es el Sindicato. Un espacio de unidad y organización  de lxs trabajadorxs y para lxs trabajadorxs. Un espacio en la cual, entre todos, protegemos nuestros derechos e intereses como empleadxs judiciales de San Isidro.  Es con nuestro esfuerzo compartido que se logró este tarde de alegría para todos los hijos y todas las hijas, nietos y nietas de lxs empleadxs judiciales, y esa filosofía debe mantenerse y repetirse en cada dependencia donde cualquier compañero o compañera tenga un problema, o estando todos y todas juntos y presentes en las calles reclamando por nuestro salario, el de tus compañeros y compañeras y el tuyo.

No existe derecho garantizado ni escrito en piedra. Tanto la tasa, como la paritaria, las vacaciones, el horario de trabajo, las licencias, como estos festejos se ganaron con la lucha y el esfuerzo de trabajadores y trabajadoras como nosotros y solo se mantendrá en el tiempo  si esta generación lucha para que se conserven.