La tarde de este miércoles hubo una brutal represión a la marcha que realizaba la CTEP junto con diversas organizaciones de la Economía Popular, solicitando un aguinaldo social para jubilados y beneficiarios de AUH así como una ley integral para los sectores de la Economía Popular. El reclamo de los sectores más vulnerables de la sociedad fue respondido por el Gobierno con un masivo despliegue de Gendarmería, incluso con perros entrenados.

En su ansia represiva llegaron a agredir a los diputados Leonardo Grosso y Victoria Donda, que habían salido del recinto para solidarizarse con el reclamo.

No podemos dejar de sentirnos identificados con los militantes de la CTEP que sufrieron esta vil represión, dado que ese mismo día los judiciales (junto con los docentes, médicos y estatales) también estábamos en una movilización reclamando por nuestros derechos ante la sede del IPS. Cada uno de su forma y desde su orgánica estaba luchando por alguno de los sectores más perjudicados y postergados por este Gobierno; sea por aquellos expulsados del sistema laboral formal o por aquellos que están por jubilarse y se encuentran ante una vejez de miseria.

La represión, el ajuste y el robo vil a los jubilados son políticas que viene llevando adelante este Gobierno, a pesar de las masivas marchas que dejan claro el repudio de altos sectores. Son ellos los responsables de que este diciembre se parezca cada vez más a aquel trágico diciembre del 2001.

En momentos trágicos de nuestra historia lo importante es estar unidos y, entre todos los trabajadores, mantenernos firmes y no cesar en la lucha por nuestros derechos.

Unidad de los trabajadores, y al que no le gusta se jode.

 

a b c