Tras una sesión que duró más de 22 horas la Cámara de Diputados finalmente dio media sanción a la legalización del aborto. Como se preveía el resultado final se dio por un estrecho margen de 129 votos a favor, 125 en contra y una abstención.

Más de 150 diputados y diputadas del total de 257 expusieron sus argumentos para justificar su posición. Afuera una multitud esperaba la aprobación y una cantidad de personas considerablemente menor apoyaba el rechazo al proyecto de interrupción voluntaria del embarazo.

Si bien durante largas horas el pesimismo primó y los cálculos no daban, pasadas las ocho de la mañana tres diputados pampeanos anunciaron que modificaban su voto. En el mismo sentido el diputado radical de San Luis, José Luis Riccardo, que se iba a abstener anunció su apoyo al proyecto.

Ahora el expediente debe ser remitido al Senado y allí deberá transitar el mismo camino que en Diputados. Es decir, debate en comisiones, dictamen y luego elevación al recinto. Este proceso puede durar semanas o meses, dependiendo de la voluntad política de los propios senadores y senadoras.

La Cámara Alta tendrá entonces distintas opciones. Podrá aprobar el proyecto tal como está y quedará en manos del presidenta oficializarlo o vetarlo. Podrá rechazarlo y en ese caso según el artículo 81° de la Constitución, no puede volver a tratarse dentro del mismo año. O bien le realizará modificaciones con lo cual deberá regresar a la Cámara Baja y ser nuevamente debatido y votado.

 

Fuente: https://notasperiodismopopular.com.ar