Los líderes religiosos repitieron sus críticas por la situación económica. Estaban presentes la gobernadora y la ministra Stanley. Marcos Peña gestiona una reunión con los obispos.

La Semana Social de la Comisión Episcopal de Pastoral Social (Cepas) dejó en evidencia el difícil momento que atraviesa la relación entre la administración Cambiemos y la conducción eclesiástica argentina. El encuentro que se desarrolla en Mar del Plata este fin de semana ocurre en un momento en que el Gobierno despliega –sin muy buenos resultados– un operativo de contención y busca una reunión entre los obispos y el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Durante el panel de apertura, realizado ayer por la tarde, coincidieron el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea; el titular de la Cepas, monseñor Jorge Lugones; la gobernadora María Eugenia Vidal y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, además del intendente local, Carlos Arroyo, y el secretario de Luz y Fuerza, Guillermo Moser. Las dos funcionarias son figuras claves en el operativo de contención del Ejecutivo. Sin embargo, ayer les tocó escuchar una dura crítica sobre la situación social por parte de Lugones, quien dijo que “hoy vivimos en la Argentina despidos y suspensiones que golpean continuamente las puertas de hermanos y hermanas”. Luego habló sobre la desnutrición y la creciente demanda en comedores sociales. Apuntó también a la falta de trabajo como principal causa de la inseguridad y señaló: “No vemos que se construyan hospitales, pero se construyen cárceles”. Antes, monseñor Ojea había expresado “una honda preocupación por el momento en que vive la Patria” y dijo que “el ajuste no lo tienen que pagar los pobres”. Luego se refirió a un duro documento de Francisco sobre las finanzas internacionales al indicar: “En el país del Papa se escamotea su pensamiento, aunque se hable demasiado sobre él y muchos se crean dueños de interpretar sus intenciones”. Después pidió escuchar “el grito del pobre” y pidió “defender la vida”. Hubo en el panel varias alusiones al tema del aborto, y la más dura fue la de Lugones: “Si no apostamos a la familia, estamos fritos y estamos atentando contra la familia con políticas como el divorcio y el aborto”. A su turno, Vidal reconoció que “es un momento difícil” pero evaluó que están “en el mejor camino posible” y rescató “la importancia de los valores” que compartían los presentes. También señaló que entiende que gobernar es “hacer y estar”. Esta frase tendría una dura réplica de Lugones, quien declaró: “Están bien los verbos estar y hacer pero me parece que falta el sentir, la sensibilidad social”, algo que despertó aplausos. La gobernadora admitió “aciertos y errores” pero dijo que sabía dónde iba a estar parado su gobierno y aseguró que “no va a ser en la reducción de la inversión social”. Hace dos semanas, Vidal y Stanley habían visitado al papa Francisco en un encuentro donde hubo discrepancias sobre la situación social del país. Otro funcionario clave en este operativo de contención es el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Según pudo confirmar PERFIL con fuentes gubernamentales y eclesiásticas, se gestiona una cumbre con Lugones y Ojea de la que también participarían Stanley y el secretario Mario Quintana, responsables de la política social del Gobierno. Hasta ahora, el único encuentro formal con el Ejecutivo de la nueva conducción de la CEA, de fuerte afinidad con Francisco, fue un saludo formal de fin de año con el Presidente. Desde la CEA aseguraron que “no hay un encuentro en agenda”, pero diversas fuentes confirmaron las gestiones. Peña es un funcionario que muchos integrantes de la Iglesia identifican con decisiones que han distanciado a Cambiemos de Francisco y sus representantes pastorales en el país. El fuerte tono crítico de la primera jornada de este evento, que se desarrolla en el hotel de Luz y Fuerza, seguramente continuará. Estarán presentes dirigentes sindicales como el secretario de la CGT, Juan Carlos Schmid, y el titular de ATE, Hugo “Cachorro” Godoy, quien participará del panel de cierre junto a la diputada Graciela Camaño (Frente Renovador) y los dirigentes sociales Daniel Menéndez (Barrios de Pie) y Gildo Onorato (Evita-CTEP). El Papa con un intendente peronista Fernando Gray, vicepresidente del PJ de la provincia de Buenos Aires e intendente de Esteban Echeverría, tuvo una audiencia privada con el papa Francisco la semana pasada. El alcalde le presentó su perspectiva negativa sobre la situación social y le explicó el proceso de consolidación de la nueva conducción del peronismo bonaerense, que comparte con el intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, una de las principales figuras del peronismo que se pronunciaron con mayor fuerza contra el aborto y que en 2016 también había visitado al Pontífice. En las últimas semanas, Francisco ha tenido múltiples contactos con dirigentes argentinos de todo signo político, algo que muestra su cercanía con el país y su interés por conocer de primera mano lo que ocurre aquí. Sin embargo, como jefe de Estado, cuida en todo momento el rol institucional. Además de sus contactos, desde esta semana tendrá una nueva fuente para mantenerse informado de lo que ocurre en su país, ya que se estableció en la Nunciatura su nuevo embajador, el congolés monseñor Kalenga Badikebele, quien mantuvo este jueves una reunión con el subsecretario de Culto, Alfredo Abriani, y las autoridades de la Conferencia Episcopal Argentina.

Fuente www.perfil.com.