La Asamblea realizada en la Departamental Judicial San Isidro el miércoles 11 de Julio  en el marco de las acciones de protesta locales dejó en claro el reclamo de todos los compañeros de nuestra Departamental,  no podemos seguir viviendo en el 2018 con salarios del 2017, es imperioso intensificar la lucha para conseguir un aumento salarial justo.

Por eso elevamos el mandato de:

No inició de actividades luego de las vacaciones de invierno.

Con un paro de 48hs durante el lunes 30 y martes 31 de julio. Y asamblea el miércoles 1 de agosto a primera hora para definir como continuamos.

 

Todos sabemos que estamos viviendo un ajuste terrible a nivel Nacional como Provincial. Nosotros, tanto como trabajadores y como “gasto público”, tenemos el filo de la tijera del ajuste contra nuestra yugular.

Nuestra única opción es que la organización gremial organice y empuje la lucha por nuestros derechos. Para eso es necesario dejar de desangrarnos con paros disconexos, aislados, faltos de táctica, con semanas de actividad de por medio y sin escalar el conflicto.Solo avanzando con una profundización del conflicto vamos a lograr hacer escuchar nuestro reclamo.

No podemos obviar que estamos en plena avanzada neoliberal, con descuentos, un discurso marcadamente  contrario a los trabajadores bajando desde el gobierno y  grandes oleadas de despidos disciplinadores que sufren todos  nuestros amigos y conocidos que trabajan fuera de tribunales. Sabemos que en  este contexto es muy difícil para muchos compañeros adherirse a las medida de fuerza.
Por eso recalcamos que es el deber de la Comisión Directiva Provincial de nuestro sindicato tomar las acciones correspondientes para que los compañeros  puedan aumentar su participación.

Desde la Departamental San Isidro en esta primera mitad del año propusimos oportunamente todas las medidas necesarias para lograr esto: Jornadas de paro más extensas, plan de lucha, medidas de fuerza que vayan in crescendo a fin de instalar el conflicto hasta en las Dependencias más descentralizadas, más alejadas. Lamentablemente nuestras propuestas han caído en oídos sordos.

Por eso en la última asamblea, todos los compañeros de San Isidro subimos la propuesta de  que el fin de la feria empalme con una medida de fuerza contundente, es la oportunidad perfecta para lograr esto y darle a todos los judiciales un conflicto en el que puedan participar y acompañar en mases.

Si algo ha dejado en claro los resultados del paro general del 25 de Junio es la fuerza incontestable que tienen las organizaciones gremiales cuando están dispuestos a reclamar con sus derechos. Luego de ese paro general el Gobierno tuvo que salir a replantear su techo paritario del 15%.  Por eso, más que nunca, es momento que  nuestro sindicato trabaje en unidad con otros gremios y proponga un plan serio que organice la lucha por nuestros derechos. Si eso ocurre nada puede detener nuestro reclamo.

Nuestros derechos estan al alcance de nuestra lucha