Van 6 meses de lucha, en la que sentimos el sufrimiento de los descuentos y el silencio atronador de la Gobernadora. Ahora, tenemos la oportunidad de llevar nuestro reclamo salarial a un nuevo nivel, participando en la movilización y paro del 24 y 25 de Septiembre, una jornada que englobará a la gran mayoría de los trabajadores de nuestro país.

Porque el plan de ajuste es masivo. Recorre todos los gremios, todos los sectores de la economía y todos los rincones del país. La capacidad de consumo de los trabajadores y el mal llamado “gasto público” (que no es más que la responsabilidad del Estado para garantizar derechos y una inversión social a futuro) son uno de sus blancos principales. Tarifazos, paritarias de miseria, falta de inversión, todo es parte de un paquete de medidas que golpea a todos por igual. En el marco de un ajuste masivo un reclamo particular se pierde, como una gota de agua en el océano.

Cuando entramos al edificio de Ituzaingo 340 no entramos a la “República autonomista de Tribunales”, no podemos abstraernos de la situación que atraviesa Argentina toda. Los tribunales, y el conflicto paritario judicial, no existen fuera de la realidad del País y mucho menos de la Provincia de Bs As.

La Comisión Directiva Provincial del Sindicato tomó todas las decisiones erróneas y algunas como para llevar al pique el conflicto particular de los judiciales; pero si nos detenemos  al  ver el resultado de lucha de otros gremios, que llevaron adelante un conflicto importante, tampoco encontramos resultados más positivos de los que conseguimos los judiciales.

Todos en la Provincia de Buenos Aires sabemos que los Docentes son el gremio que funciona a modo de punta de lanza. Movilizaciones masivas y alto reconocimiento social fruto de bancar la educación pública y aún en momentos donde los Gobiernos intentaron darle una estocada mortal. Así  tampoco lograron torcer el brazo de hierro sostenido por del ajuste de Vidal.

Algo debemos tener en cuenta para esto. Una máxima que nos lleve a participar en el paro de 36 horas que convoca la CTA y la CGT para la semana próxima y sea la guía que marque nuestro conflicto para el próximo año.
Ningún gremio se salva solo. El ajuste es para todos y la lucha por nuestros derechos debe ser entre todos.

Por eso, es importante que digamos presente en la jornada de lucha de este 24 y 25 de Septiembre. Los judiciales estaremos ahí, reclamando por nuestros derechos pero también por el de los demás trabajadores. Al lado nuestro habrá un docente, un estatal, un empleado de un astillero naval (alguien que en su vida vio un expediente o sabe que es un vista) que va a reclamar por sus derechos, pero también estará reclamando por los nuestros.
No existe el salvase quien pueda, ni la salvación individual.  El ajuste brutal nos golpea a todos por igual y, por lo tanto, la respuesta tiene que ser entre todos.

Hoy más que nunca, Unidad de los trabajadores.