40 largos años. En muchos casos TODA UNA VIDA, la vida transitada por nuestros hijos.

1978, en medio de un difícil contexto sentimos un soplo de felicidad, en un principio con la llegada de nuestros hijos, luego, el horror se hizo presente. La desaparición de Ricardo. Peor que la muerte.

40 años que nos convirtieron en luchadores, en testimoniantes y a veces en seres encerrados en un silencio aterrador. Cada uno transitó la vida como pudo.

Nos llenaron de energías el ejemplo de los compañeros así como la coherencia y constancia de las MADRES. Siempre nos encontramos en las calles haciendo realidad eso del “Codo a codo”.

Hoy seguimos y seguiremos en los Tribunales exigiendo Justicia; en las marchas con sus banderas, en la MEMORIA… porque no olvidamos: una y otra vez sacamos a la luz sus nombres, los recordamos, los honramos.

Acciones para mantener la MEMORIA.

En el último aniversario de su desaparición presentamos un libro en la FADU que recuerda a los 117 compañeros que pasaron por las aulas de ARQUITECTURA. Entre ellos se encuentra Ricardo.

Darío Coronda, impecable muralista, dejó retratados los rostros de Riki y Yoyi. Nos acompañan y siguen con su mirada nuestro andar, dándonos fuerzas para seguir.

Construimos nuevamente una baldosa que marcará sus pasos y sus historias en el domicilio de donde fueron arrancados de la vida, de los proyectos, del amor, de la militancia. Parece increíble pero el paso del tiempo hace que se borren las letras de la anterior pero ahí estamos para volver a escribirlas.

Justamente pensábamos colocarla este día 10 de noviembre, circunstancias ajenas a nuestra militancia hicieron que cambiemos la fecha. Lo haremos el 8 de diciembre próximo a las 18.00 horas en el barrio de Palermo. (Borges 1745).

Y así seguimos andando. Como todos los años, este día es un DIA de recuerdo, de compromiso, de reafirmar el espíritu de lucha para seguir exigiendo por ellos y por todos los compañeros: CONDENAS por GENOCIDIO, CARCEL COMUN Y EFECTIVA para los GENOCIDAS.

¡NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS Y NO NOS RECONCILIAMOS!

¡RICARDO, YOYI, TITIN Y DINA PRESENTES!

¡Hermano te abrazo! ¡HASTA LA VICTORIA!

Lidia Frank, hermana de Ricardo Alberto Frank.

Nota escrita para el diario La Opinión de Trenque Lauquen 10-11-18