Este 25 de Noviembre podríamos satisfacernos con hacer una mención a la lucha de las compañeras que nos antecedieron, recordar a las hermanas Mirabal, y desear un futuro más sororo para todas nosotras donde, cada vez más, consigamos un mundo mas justo y sin violencia para las mujeres.
Pero creemos que las judiciales merecemos mas. Estamos al tanto de la naturaleza violenta y misógena que impregna al Poder Judicial y, por lo tanto, solo puede repetir relaciones violentas y misógenas, tanto hacia los justiciables como a todas nosotros que trabajamos de este lado de la Mesa de Entrada.
Por eso, es momento de organizarnos. De no tolerar más que nos pregunten cuando nos vamos a embarazar para evaluar nuestro próximo ascenso; de no trabajar a pesar de estas en horas de lactancia; de soportar los comentarios agresivos de nuestros superiores sobre nuestros cuerpos.
Si estas cansada de tolerar esto (y muchas más cosas) y querés venir a hablar con compañeras judiciales que sufren y sienten lo mismo que vos, te esperemos en la sede gremial.

Es el momento de comenzar a organizarnos.