Ya volvimos de la feria, estamos atravesando el verano y los compañeros y compañeras nos seguimos preguntando donde quedo el proyecto de la climatización central del edificio de Ituzaingo 340. Lamentablemente hoy tenemos que decir que el verano 2019 nos verá trabajando una vez más con las altísimas temperaturas a las que en muchísimas oficinas, nos quieren acostumbrar a trabajar. La empresa encargada de la instalación del aire centralizado abandono su trabajo, dejando una obra inconclusa y una vez más los trabajadores y trabajadoras deberemos pagar el costo de la desidia y la improvisación de quienes nos gobiernan.

Según nos informaran la obra está paralizada por que la corriente eléctrica del edificio no soportaría la puesta en funcionamiento del sistema de aire acondicionado centralizado. Esto parece lógico teniendo en cuenta que este es un edificio con más de 40 años y que ya con los pocos aires acondicionados que había en funcionamiento tuvo serios inconvenientes y los cortes de luz eran moneda corriente. Lo que resulta ilógico es que se haya comenzado una obra de tamaña magnitud y nadie haya previsto que toda esa maquinaria tenga la energía suficiente para entrar en funcionamiento.

Hoy a los juzgados y demás dependencias, con la finalidad de colocar las salidas del aire centralizado les han sacado hasta los ventiladores de techo, con lo cual no solo que dicha obra no ha mejorado las condiciones de trabajo, si no que las ha empeorado drásticamente.

Resulta indignante no solo para los trabajadores y trabajadoras judiciales, si no, para todos los bonaerenses ver como los fondos del estado son tirados a la basura por la inoperancia y la improvisación del gobierno de la provincia. Una obra que fue anunciada en diciembre de 2016 con un plazo de realización de un año y un costo de 70 millones de pesos hoy a más de dos años no ha sido más que plata tirada a la basura. Posiblemente cuando se retomen los trabajos, si es que en algún momento se retoman, todo lo hecho hasta el momento y todo lo invertido se encontrara deteriorado y una vez más el Estado (es decir todos nosotros) deberá realizar gastos innecesarios por culpa de quienes tienen la responsabilidad de gobernarnos.

Durante toda la paritaria de 2018 la gobernadora María Eugenia Vidal, se excusó en la falta de fondos de la provincia para incumplir una de sus tantas promesas realizadas durante la apertura de las sesiones ordinarias de la legislatura bonaerense de que los trabajadores estatales de la provincia de Buenos no perderían poder adquisitivo. Dice el dicho que para muestra, basta un botón. Tal vez lo que hoy nos toca ver de cerca a los judiciales de San Isidro sea una explicación del porque la gobernadora no tiene los fondos para actualizar nuestros salarios y del porque solo durante el 2018 hemos sufrido una pérdida del poder adquisitivo de más del 15%.

IMG_20170118_122642415_HDR