A Walter Saettone le habían pedido el desalojo de los estudiantes. Pero se acercó a hablar con los alumnos y llamó a una audiencia entre las partes. ‘Entendí que el reclamo de los chicos era justo y legítimo’, dijo.

Después de más de cinco meses en pie de guerra, la semana pasada se confirmó que reabrirán el profesorado de Historia en el ISFD Nº 51 de Pilar, pero lo que pocos saben es que fue un juez penal quien tuvo que intervenir  para destrabar un conflicto que parecía no tener fin.

Se trata de Walter Saettone, del Juzgado de  Garantías Nº 7, a quien luego de una denuncia penal por el bloqueo de un grupo de estudiantes al edificio de  Rivadavia al 600,  le habían solicitado el desalojo de los estudiantes. Pero antes, decidió acercarse él mismo a la plaza 12 de Octubre, en donde reclamaban los alumnos, para entender qué era lo que estaba pasando.

“Me acerqué solo, sin la policía, a hablar con los alumnos para saber qué era lo que estaban pidiendo y entendí su reclamo, me pareció que lo que pedían era justo y estaban ejerciendo su derecho porque no había afectación a terceros”, explicó el titular del Juzgado de Garantías Nº7 en diálogo con El  Diario.

De hecho, en algunas de las imágenes que circularon de esa tarde noche que para los estudiantes fue histórica, se lo puede ver tomando mate y  hablando con ellos, algo que los mismos estudiantes valoraron porque “se puso en una posición muy justa”. En esa charla les explicó cuáles eran los límites y que no podían impedir el ingreso de nadie al edificio porque era público “y ellos lo entendieron a la perfección”.

Fue decisión del propio juez que no intervenga la policía para desalojar a los estudiantes. “Si no hay daños a terceros de ninguna manera tiene que intervenir la policía, me parece que en un reclamo estudiantil eso no tiene que ocurrir. Pero creo que fueron los chicos los que lograron que se reabra el profesorado, si no reclamaban creo que eso no iba a pasar”, sostuvo.

Luego de hablar con los alumnos y comprender su reclamo, Saettone definió convocar a una audiencia entre las partes involucradas para intentar llegar a un acuerdo, lo que finalmente se logró. Del encuentro participaron la directora del instituto docente, Inés Gamen; el Jefe Distrital,  Sergio Silvestri, y representantes de las distintas agrupaciones.

“Lo positivo es que se pudo dejar un conflicto de larga data y llegar a un acuerdo. Entendimos que teníamos que tirar todos para el mismo lado y apenas se llegó a la resolución en la audiencia, el intendente dio su apoyo a la reapertura del profesorado”, remarcó.

Y agregó: “Me parece que las autoridades estaban de acuerdo con esto, pero como era una resolución del Ministerio, no podían ir contra eso. Lo que yo entendí es que la carrera, que ya tiene 10 años, es un derecho para la ciudadanía de Pilar, por eso veo que lo que se logró es algo sumamente positivo”.

 

Fuente: www.pilaradiario.com