Ese es el grito de todos los que habitamos en este suelo.-

La Malvinas, fueron, son y serán siempre ARGENTINAS.-

 

Creemos que por la vía pacífica y diplomática es el mejor camino para recuperarlas.-

El Imperio tiene la fuerza para retenerlas, como tantas otras colonias. Nosotros tenemos todo lo demás: la historia, el derecho, la razón y la firme convicción de que son parte de nuestra patria, y de América toda, como así lo dice la ONU.-

No creemos que ninguna aventura bélica, de un dictador trasnochado, sea suficiente sustento para persistir con su ocupación. Solo son excusas para rapiñar nuestros recursos económicos, como lo han hecho a lo largo de la historia.-

No reivindicamos la guerra. Reivindicamos a nuestros hijos, hermanos y padres Argentinos que derramaron su sangre en el Atlántico Sur, a todos aquellos que fallecieron luego de terminada la guerra y a los que siguen con secuelas irreparables, victimas de la locura mesiánica de quienes detentaban el poder por entonces, llevandonos a una guerra sin sentido contra una superpotencia con mayoría de conscriptos, sin entrenamiento, sin armamento adecuado, sin alimentos ni abrigos, siendo muchos de ellos torturados por los jefes. No puede causarnos asombro tales prácticas, luego de lo que hicieron a partir del golpe del 24 de marzo de 1976, porque las fuerzas armadas solo estaban para reprimir a su pueblo, y no para defendernos ante cualquier agresión externa.-

Es también por todos los caídos en las islas y en el Crucero General Belgrano, que decimos: LAS MALVINAS FUERON, SON y SERAN SIEMPRE ARGENTINAS.-