En rechazo a las medidas de ajuste del Gobierno de Vidal y dentro del marco de un Paro de 48 hs, en la jornada de ayer las y los trabajadores judiciales nos movilizamos al Congreso de la Nación junto a ATE y CICOP bajo la consigna “por políticas inclusivas en la Provincia de Buenos Aires, Salud, Justicia, Educación y Niñez”.
Ante la necedad del gobierno de insistir con sus políticas regresivas, la jornada de lucha estuvo signada por diferentes carpas temáticas que se instalaron a fin de visibilizar los distintos reclamos, dejando en evidencia el deterioro que sufren nuestros hospitales, la crisis de infraestructura del Poder Judicial y la falta de personal en todas las áreas del estado provincial.
Asimismo, con la instalación de las carpas se buscó romper el cerco mediático por el cual el gobierno de Vidal se mantiene blindado, amordazando la realidad de la provincia con el reparto de la pauta oficial.

Tanto la concentración en la Casa de la Provincia de Buenos Aires, como la movilización y permanencia frente al Congreso de la Nación estuvieron cercadas por una fuerte presencia policial.

Con una inflación interanual superior al 55% y la sordera del gobierno provincial frente a todos nuestros reclamos, los judiciales seguimos exigiendo la urgente convocatoria a paritarias. Sólo en los últimos dos años, llevamos mas de un 20% de pérdida de poder adquisitivo por lo cual insistimos con la necesidad de volver a discutir la paritaria del año pasado. En cuanto a 2019 respecta, mientras que la inflación acumulada ya supera el 20%, hemos percibido por decreto, un aumento unicamente del 11,5%.

Por otra parte, reclamamos también por la inmediata incorporación de personal, la creación de mesas técnicas para acordar una ley de negociación colectiva, abordar la crisis de infraestructura como así también la implementación de la licencia laboral por violencia de género y la capacitación obligatoria con perspectiva de género.

La jornada de lucha de las y los trabajadores estatales, coincidió con el 17° aniversario de la Masacre de Avellaneda, donde fueron asesinados por la Policía bonaerense Maximiliano Kosteki y Dario Santillán.