Como no hay puntada sin hilo, la noticia de la recomposición salarial no podía darse de otra manera. Descuentos atroces dinamitaron nuestros recibos de haberes cobrando mucho menos que el mes anterior.

La Suprema Corte de Justicia bonaerense presupone que la pelea que venimos dando por un aumento salarial acorde a la realidad económica del país; por las condiciones de trabajo dignas, por la cobertura de todas las vacantes y por todo lo que expusimos hace apenas unos días en nuestra editorial sobre la actitud del gobierno bonaerense (clic en https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=451826358731022&id=236411663605827https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=451826358731022&id=236411663605827); debería darse por concluida, supuestamente porque comulgan con el decreto de la Gobernadora María Eugenia Vidal. No hay otra explicación para los descuentos salariales que van de $ 3.000 a más de $ 15.000 según la categoría de cada trabajador.

La Corte debe cesar en esta práctica que atenta contra la plena ibertad sindical, devolver lo descontado y ponerse en serio como cabeza de poder al frente de todos los reclamos que venimos llevando adelante los y las trabajadoras. Debemos repudiar ésta decisión en las asambleas del Martes 6 y convocar a una jornada de paro y movilización para la presente semana de Agosto donde tanto la Suprema Corte y el Gobierno queden expuestos ante tales prácticas persecutorias y de empobrecimiento salarial.

Debemos idear de que forma continuar la pelea la próxima semana contra una gobernadora que miente y una Corte que se anima a descontar a sus trabajadores pero no se anima a develar ante la sociedad los graves problemas que tenemos puertas adentro de los juzgados y oficinas en toda la provincia y en todas las áreas de un Poder Judicial que tan sólo se mantiene en funciones gracias a la labor inconmensurable de miles de mujeres y hombres que todos los días ponen el cuerpo para que al menos las cosas funcionen más o menos dignamente para nuestro pueblo.

Judiciales Unidos Bonaerenses – JUB.