Los Judiciales nos encontramos no solo ante los atropellos del Poder Ejecutivo Provincial (pérdida de salario y falta de diálogo) sino también de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Bs As que se alinea y subordina ante la política de ajuste de Vidal.
Mediante la resolución 1640/19 y proyecto de Ley Anexo, la Corte  impulsa el cierre de Dependencias, algo nunca visto, así como el traslado de Juzgados sin hacer una mínima mención a lo que pasará con los agentes judiciales que desempeñan tareas en los mismos.
Con esta medida la Corte se posiciona como buena alumna de la Gobernadora, que impulsó en su momento el cierre de  escuelas en las islas de Tigre, San Fernando y toda la provincia. Poco le importa el perjuicio que esto cause a los justiciables y a los empleados judiciales que pueden verse forzados a gastar considerables sumas de dinero al ser intempestivamente trasladados a una Dependencia que se encuentra a varios Municipios de distancia, no olvidemos que entre San Isidro y Pilar hay 30 Kilometros.

Respecto al fuero de Familia, el artículo 1, 8 y 9 de la mentada resolución, modifican el panorama del Poder Judicial en la Departamental  reduciendo solo a  4 Juzgados con competencia en San Isidro (Vicente López, San Isidro y San Fernando).
Por lo cual el cuantioso número de causas que actualmente llevan 6 Juzgados  de San Isidro debería ser repartido entre los cuatro Juzgados sobrevivientes, con la considerable sobrecarga de trabajo que eso representa para todos los compañeros que desempeñan tareas en los mismos.
Sería interesante saber si las estadísticas que expone la Corte para realizar  estas modificaciones tienen en cuenta las horas trabajadas  antes y después de la jornada laboral   ( nunca reconocidas ni pagadas) que realizan los compañeros judiciales para lograr satisfacer la necesidad de respuesta judicial de los bonaerenses.
Asimismo, en varias dependencias se vuelve común el trabajo de los ingresantes  mientras están realizando todos los trámites correspondientes que tardan el vergonzoso lapso de  6 meses así como los nombramientos interinos mantenidos en lapsos de tiempo abusivos, ante estas cuestiones, la Corte calla.

El Fuero Civil y Comercial no sale indemne de esta resolución dado que el artículo 9 dispone la disolución de un Juzgado del fuero en nuestra Departamental, cuando hace menos de 4 años se abrió el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial Nº 16 para aliviar la carga de trabajo en el fuero.
Asimismo, atemoriza a todos los compañeros que desempeñamos tareas en el Fuero Civil y Comercial ver la ligereza con la cual la Corte, en otros Departamentos Judiciales, transforma  Juzgados Civiles y Comerciales en Juzgados de Familia (ver art 5 y 6) obviando el tiempo y dinero propio que invertíamos los Judiciales en formarnos y especializarnos acorde al Fuero en el cual desempeñamos funciones.
En lugar de estar a la altura de su función y reclamar la apertura de nuevas Dependencias, acorde al exponencial aumento de demanda de intervención judicial por parte de los bonaerenses,  junto con mejores condiciones laborales, edilicias y remunerativas para las compañeras y compañeros, la Corte promueve el achicamiento de uno de los tres Poderes del Estado que debería representar.

Creemos que la Corte vuelve a cometer el error de tomar decisiones sin conocer la realidad que se vive en la Departamental. Invitamos a los Ministros a recorrer las dependencias y verificar las condiciones en las que se trabaja en cada una de las dependencias que pretende cerrar. Creemos que un mejor Poder Judicial es posible y estamos dispuestos a trabajar para ello, pero si la única idea que aparece por parte del Gobierno y la Corte es reducir presupuesto y explotar más y más a los compañeros y compañeras sin duda que el Poder Judicial de la provincia se hundirá cada día más en esta crisis que esta atravesando.

 

Ver Resolución 1640-19 y Anexo Proyecto de Ley