Lamentamos terriblemente el fallecimiento del Dr. Miguel Ángel Perrotti , quien fue presidente de la AJB Departamental entre 1973 y 1975 y, cuando ya no ejercía como empleado judicial, supo ser un abogado popular que utilizaba sus conocimientos en beneficio de los más desprotegidos. Las palabras que continúan son un homenaje de quienes lo conocieron y, entre tristeza por la pérdida  y alegría por el recuerdo de los momentos compartidos, esbozan las siguientes palabras

Doctor, quizá hubiera querido que lo mencionáramos como correligionario, como solíamos chicanearnos.
No como doctor o abogado, pese a que fue un gran abogado, mas cuando  se considera que se abocó a la importante  tarea de formar a jóvenes abogados y abogadas, así  como siempre estuvo dispuesto a defender a los que menos tienen, muchas veces nada.
Bien podríamos decir que su concepción de la profesión fue una “opción por los pobres” de la abogacía.
Como trabajador judicial también deja esa enseñanza, su escuela, atendiendo hasta al último vecino, justiciable, acusado e imputado, entendiendo que la administración del servicio de justicia es una herramienta al servicio de la sociedad y el pueblo.
Desde sus  profundas convicciones sociales y políticas fue un ágil y comprometido protagonista que, sin nunca abandonar su formación radical y entusiasmo alfonsinista, supo articular con la mayor amplitud y con todos los sectores posibles.
Su compromiso con los más débiles también lo desarrolló en el ámbito sindical, siendo durante dos años presidente de la AJB de San Isidro y manteniendo la defensa de los trabajadores durante la dictadura arriesgando todo por sus compañeros.”