Este 10 de Septiembre los  trabajadores judiciales marchamos a Plaza de Mayo – junto a ATE, CICOP, docentes universitarios nucleados en la CONADU Histórica, entre muchas otras organizaciones gremiales, sociales y políticas – para exigir la urgente reapertura de paritarias.

Frente a la brutal embestida neoliberal del gobierno en fuga de Macri, Vidal y el Fondo Monetario Internacional sobre la clase trabajadora, la confluencia en las calles de miles de compañeras y compañeros  de distintos sectores en lucha estuvo marcada por el reclamo de la implementación de la emergencia alimentaria, aumento de jubilaciones, asignaciones familiares y la reincorporación de los más de 35000  trabajadores estatales despedidos.
Asimsimo, la jornada estuvo signada tanto por la solidaridad con los docentes reprimidos en Chubut, que llevan más de 60 días sin percibir sus respectivos salarios o cobrándolos en cuotas, como así también por el asesinato de la agente de tránsito Cinthia Choque y la internación en estado grave de su compañero Santiago Siciliano, evidenciando así las consecuencias de la precarización que sufren las y los trabajadores estatales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

De esta forma,  los judiciales reforzamos, fortalecemos  y legitimamos nuestros reclamos en un marco de unidad con el resto de la clase trabajadora, evidenciando una situación económica que torna imprescindible tanto una mesa de negociación paritaria como la implementación de la clausula gatillo.