La CTA de las y los Trabajadores movilizó este mediodía desde el Obelisco hasta la Embajada del Estado Plurinacional de Bolivia, en repudio del golpe de Estado en el país hermano que tuvo como consecuencia la renuncia a sus mandatos de los compañeros Evo Morales Ayma y Álvaro García Linera y demás funcionarios del Movimiento Al Socialismo.

“¡Evo no se va!”, “¡Pueblo, escucha, únete a la lucha!” son algunos de los cánticos que resonaban a lo largo de la Avenida Corrientes, en el centro porteño, por donde marcharon numerosas organizaciones sociales, políticas, sindicales y de la cultura, en apoyo al gobierno del dirigente aymara. Con las coloridas wiphalas al viento y música de sikuris al ritmo de ’Cinco siglos resistiendo’, también coreaban “¡Evo, amigo, el pueblo está contigo!”, y “¡Camacho, Mesa. Golpistas de Bolivia!”.

El secretario general de la CTA de los Trabajadores y diputado nacional, compañero Hugo Yasky, aseguró: “Estamos ante un golpe de estado violento, con actos criminales donde se manifiesta el revanchismo de la oligarquía boliviana, frente a alguien que pudo devolverle la dignidad a los pueblos originarios, que hizo que Bolivia se convirtiera en un país capaz de progresar y a la vez de mitigar las desigualdades. Demostró que es posible crecer económicamente y a la vez generar más justicia social. Todo lo contrario a lo que hacen los presidentes como Bolsonaro, Macri. Por eso creo que claramente estamos ante un golpe de estado que tiene además la característica de estar monitoreado y conducido desde la Embajada de Norteamérica en el país boliviano”.

“Sin lugar a duda, la presencia de la OEA, la forma como se manejó, cómo ayudó a desestabilizar a Evo Morales, la situación de las Fuerzas Armadas, las oligarquías locales, manejando logística y recursos que evidentemente provienen de Estados Unidos. Todo esto demuestra que es un golpe de estado a la vieja usanza, alfiles en el tablero geopolítico de Estados Unidos de Norteamérica, que mueven las piezas para derrocar gobiernos populares”, agregó Yasky.

Además, el diputado nacional anunció que el miércoles 13 convocarán a una sesión extraordinaria en la Cámara de Diputados para reclamar la restitución inmediata de las autoridades gubernamentales y también se pronunciarán continental e internacionalmente desde la Confederación Sindical de las Américas (CSA). “Vamos a intentar que la Cámara establezca claramente que este es un golpe de estado y que como tal tiene no solamente tiene que ser repudiado, sino que hay reclamar la restitución de las autoridades constitucionales en el gobierno. Por otro lado, como parte de la Confederación Sindical de las Américas vamos a convocarnos para hacer un pronunciamiento y una jornada de lucha latinoamericana porque es lo que corresponde”.

En tanto, el secretario de Relaciones Internacionales de la CTA y titular del SUTEBA, Roberto Baradel, también condenó el golpe de estado y manifestó: “Estamos muy contentos por la marcha que se está realizando en la Argentina. Muy preocupados por la situación que están viviendo los movimientos sociales, los trabajadores, el partido político gobernante en Bolivia, porque los están persiguiendo, secuestrando, quemando sus casas, con un fuerte nivel de brutalidad, como sólo la derecha lo puede hacer y lo hace permanentemente”.

“Repudiar a Mauricio Macri, que no condena el golpe en Bolivia porque es cómplice del golpe, porque están preparando lo mismo en la República Argentina en un tiempo no muy lejano. Ellos, políticos como Macri, las oligarquías locales, las corporaciones mediáticas, políticos corruptos, periodistas, jueces corruptos, lo que están haciendo es generar el andamiaje mediático preparando escenarios y buscando la llegada al poder no importa por qué vía. Si es por el voto mejor, pero si no es así, lo llevan adelante porque ellos pretenden obturar los procesos políticos populares para seguir manteniendo privilegios. Saquear las riquezas de nuestros pueblos y los recursos naturales”, subrayó Baradel y agregó: “Por eso hay que decirle No al Golpe en Bolivia. No al golpe en cualquier lugar del mundo. Sí a la democracia plena. No a la democracia restringida de minorías. Sí el respeto a las mayorías populares”.

A su vez, la secretaria general de la CTERA, Sonia Alesso, aseveró: “Estamos marchando en contra del golpe en Bolivia, muy preocupados, diciendo que las autoridades argentinas se tienen que expresar. Le pedimos al presidente de la Nación que diga claramente que esto es un golpe de estado. Los argentinos decimos Nunca Más. En la Argentina nos ha costado mucho dolor, mucho sufrimiento y no queremos que haya Nunca Más golpes de estado en América Latina”.

“Hoy hay actos en todo el país. Estamos marchando pidiendo que cuiden a Evo, a García Linera, a lxs compañerxs, a la sociedad. Queremos que haya paz, esto debe resolverse en paz. Por eso estamos aquí en la calle”, señaló, por último, Alesso.

La secretaria de Género e Igualdad de Oportunidades de la CTA, Estela Díaz, aseguró: “Sin lugar a duda, en Bolivia hay un golpe de Estado. Sentimos además, la vergüenza de tener un gobierno Nacional que lo niega y eso es gravísimo para América Latina. Sabemos lo que significan estos golpes, detrás de esto está Estados Unidos, está el poder económico concentrado que ataca a un gobierno popular que hizo una transformación gigantesca social, pero además en alianza con sectores integristas religiosos, que toman la Biblia, y el discurso de la familia y el amor para quemar casas, perseguir dirigentes y atentar contra el estado de derecho y la democracia. Pasó lo mismo en Brasil. Son los mismos sectores que quieren volver a tener un proyecto de poder neoliberal concentrado en Bolivia”. Y agregó: “Tenemos que gritar con mucha fuerza y abrazar desde toda América a las democracias, al pueblo boliviano, defender a Evo y a la revolución de Bolivia que es una revolución popular”.

José ’Chapu’ Urreli, coordinador nacional del Movimiento Territorial Liberación, detalló: “Es muy preocupante que luego de elecciones tan importantes, con un resultado a favor de Evo Morales, el imperio, actuando con grupos armados, mercenarios, han generado una situación a partir de dos personalidades opositoras en la política: Mesa y Camacho y han provocado una situación terrible. Evo Morales ha tenido que renunciar a la presidencia de la nación, luego de haber hecho un gobierno extraordinario. El mejor y el más profundo en América Latina”.

“Estamos aquí en unidad con todas las organizaciones sociales, políticas, las centrales de trabajadores para expresar nuestro rechazo al golpe, en defensa de las instituciones democráticas e indudablemente poder también, entre todos nosotros, reflexionar acerca de cómo actúa la derecha y el imperio en cada lugar, para que no nos pase lo mismo”, alertó Urreli.

El secretario general de la Asociación Gremial Trabajadores del Subte y Premetro, Beto Pianelli, definió: “Claramente el golpe de estado fascista que se está dando en Bolivia tiene que ver con el proceso de cambio que se está generando en América Latina. Los alzamientos en Ecuador, al igual que los alzamientos en Chile, el triunfo popular en la Argentina, hace que la derecha más reaccionaria del continente, bancada fundamentalmente por Estados Unidos, por Trump, intente revertir este proceso, de la mano del asesino de Bolsonaro, ahora quieren pertrechar un nuevo golpe de Estado en el continente para invertir lo que se venía dando, de que las fuerzas neoliberales se estaban recluyendo dentro de América Latina”.

“Lo que está enfrentando Bolivia y está sucediendo en toda la región es el proceso restaurador, que quiere seguir saqueando nuestro continente y superexplotando a la mayoría de los sectores populares”, enfatizó Pianelli.