En una de sus primeras visitas, el flamante ministro de Cultura Tristán Bauer, recorrió Tecnópolis.

Allí donde la ciencia, la tecnología y la historia se conjugaron para festejar el Bicentenario del nacimiento de la PATRIA, un muñeco de José de San Martín hecho trizas se mostró como una de las imágenes más dolorosas.

“Hoy nos encontramos con una imagen que me produjo una tristeza hasta el llanto. Las imágenes que habíamos construido de San Martín, de Belgrano, de Juana Azurduy estaban destrozadas, con las cabezas cortadas. Parecía el resultado de una verdadera batalla. Ese es el odio que aparece en imágenes y nuestra tarea es dejar el odio atrás para ir al amor”

En línea con las ideas del Presidente de la Nación, Bauer se propuso poner a la cultura de pie y reconstruir los cimientos de una cultura federal equitativa, que traiga alegría al pueblo y celebre a la memoria como parte del futuro.