En consonancia con lo dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional la Corte primero y y la Procuración después han extendido el asueto judicial hasta el 12 de abril del corriente.

La gravedad de las consecuencias que esta pandemia ha generado en países  de los considerados “de primer mundo” nos ha dado la posibilidad de actuar con anticipación y como mínimo atrasar los devastadores efectos que el Covid-19 podría generar en nuestro sistema sanitario y por ende en la parte más vulnerable de nuestra población en cuanto a salud se refiere.

La medida del aislamiento preventivo y la forma y tiempo en que ha sido aplicada ha sido elogiada en gran parte del mundo y visto como un ejemplo respecto a como actuar ante este pandemia. Con gran orgullo podemos decir que la sociedad argentina mayoritariamente esta cumpliendo la cuarentena mientras que aquellos trabajadores y trabajadoras que forman parte de los denominados servicios esenciales a los fines de esta emergencia sanitaria, cumplen con sus trabajos para que el resto pueda quedarse en su casa.

En ese sentido queremos agradecer y reconocer a todos los trabajadores y trabajadoras judiciales, ordenanzas, empleados, peritos  y funcionarios que en estos días han garantizado los servicios mínimos de justicia, poniendo el cuerpo y exponiéndose en pos de cumplir la tan importante labor que nos toca cumplir.

Sin embargo tenemos que mencionar también que vemos como desde algunos sectores pareciera no haber una real dimensión de la situación y se busca a cualquier costo reactivar el funcionamiento del poder judicial exponiendo no solo a nuestros compañeros y compañeras sino también a los profesionales de la justicia como al público en general. Por ello vemos con suma preocupación el criterio adoptado en nuestra departamental de afectar a todos los juzgados de Familia de San Isidro al turno imponiendo la obligación de mantener las mesas de entradas abiertas.  Si bien sabemos que la carga de trabajo de los juzgados de familia en turno resulta abrumadora (situación que ya se daba en la mayoría de los juzgados antes de la crisis), creemos que afectar a los 6 juzgados de familia al resulta un claro exceso de la facultad que el Art. 5 de la Res. 386/20 otorga a la presidencia de la Cámara Civil violándose el espíritu de la norma en cuanto no cumple con el requisito de “prestación mínima” ni tampoco prevé medida alguna de resguardo de la salud de los compañeros y compañeras ya sean funcionarios o empleados que deban atender las mesas de entradas.

Hoy el combate contra la pandemia debe ser nuestra primer prioridad, sin descuidar los servicios mínimos, como se hizo hasta ahora debemos seguir trabajando para lograr la mayor efectividad posible del aislamiento y poder volver cuanto antes a la normalidad.

#QuedateEnCasa