El sábado 21 de marzo la AJB SAN ISIDRO fue parte de un momento histórico para la militancia de Zona Norte, siendo parte del acompañamiento de los familiares y víctimas sobrevivientes de la represión militar que se produjo en los Astilleros Astarsa durante los años del golpe militar que sufrió la argentina en 1976.

afiche-astarsa-2Fue un día histórico porque la marcha no finalizó en el portón que desde hace tiempo impide el ingreso al predio de los Ex Astilleros Astarsa. Esta vez se inició en ese lugar.

Año tras año, los familiares y compañeros de los trabajadores navales desaparecidos, junto a militantes de distintas organizaciones políticas, marchaban hasta las puertas de lo que era el segundo mayor astillero de la argentina en la época con la esperanza de poder ingresar al mismo, lo que finalmente se concretó en el acto conmemorativo de este año.

Convocados por la Comisión de la Memoria, la Verdad y la Justicia Zona Norte, los manifestantes entraron a la propiedad ocupada desde hace años por la empresa desarrolladora del proyecto inmobiliario denominado “Venice”, a partir de un acercamiento de la firma constructora que quiso facilitar la realización del acto.

Encolumnados detrás del cartel que agrupa los rostros de desparecidos de la región, los presentes marcharon hasta “La Anguilera”, la plataforma donde se construían y reparaban las embarcaciones que fue declarada como Lugar Histórico Nacional.

Allí, en un marco de profunda emoción, los trabajadores sobrevivientes de la represión dictatorial y los familiares de las víctimas tomaron el micrófono para recordar a sus seres queridos y las luchas que defendieron hasta la muerte.

El primero de la lista de oradores fue Juan Sosa, quien se desempeñó como secretario general de la Agrupación José María Alessio, que en los años 70 nucleaba a los trabajadores de Astarsa y llevaba el nombre de uno de los obreros fallecidos en el astillero. “Nunca creí que iba a pisar de nuevo este lugar en una acto para honrar la memoria de nuestros compañeros desaparecidos”, manifestó el “Chango”.

“En este lugar, ‘La Anguilera’, que ahora es Lugar Histórico, se construían los barcos. Y aquí los navales contruimos nuestra agrupación, que fue modelo para las fábricas de Zona Norte, a partir de conseguir por la lucha una comisión de control obrero de las condiciones de trabajo”, recordó el exdelegado.

Otro de los oradores fue el abogado y periodista Pablo Llonto, quien valoró la lucha de la Comisión por la Memoria que permitió el ingreso al antiguo predio del astillero y valoró los avances judiciales en las causas contra los militares de los últimos años.

Tras los discursos y la colocación de los cascos amarillos representativos de los trabajadores navales desaparecidos, los manifestantes se movilizaron hasta la plaza de Canal, donde actuaron grupos musicales y se leyeron las adhesiones a una nueva marcha por la memoria.