Eduardo Galeano, escritor y periodista uruguayo, autor de libros emblemáticos como “Las venas abiertas de América Latina”, “Memoria del fuego” y “El libro de los abrazos”, murió en Montevideo a los 74 años. El jurado que le entregó el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de La Habana en 2001 lo definió como “un recuperador de la memoria real y colectiva sudamericana y un cronista de su tiempo”.

Su fallecimiento impacta y duele, nos quedan sus libros. Con él se va un mundo, una época, una historia, para siempre. Gracias a él, algo alcancé a agarrar de eso, de una era de leyenda que no volverá.

Cronista de su tiempo, la visión de una América Latina unida se vio reflejada en su narrativa que se remonta a títulos como “Los días siguientes” (1963), los relatos de “Vagamundo” (1973), “El libro de los abrazos” (1989), “Patas arriba. La escuela del mundo al revés” (1998).

Fue un pensador clave de la Patria Grande. Ayer las venas de nuestra querida américa latina quedaron más abiertas que nunca con su muerte. Las letras de duelo. Nosotros con el corazón encogido.

Vivirá siempre en sus obras, vivirá siempre en la memoria del pueblo.

Para aquellos que aprendimos que Latinoamérica era mucho más rica de lo que nos habían contado, su desaparición física duele mucho

La utopía sirve para caminar. Un sentido ‘hasta siempre’ para quien fue un maestro de varias generaciones.

Nahuel Ortiz

Secretario de Prensa

AJB SAN ISIDRO