La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó hoy su “preocupación” ante los actos de violencia y discriminación que sufren las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) encarcelados en las Américas.

“En los últimos meses, la CIDH ha recibido información preocupante sobre casos de violencia y trato inhumano y denigrante contra personas LGBT o aquellas percibidas como tales, en cárceles, celdas de detención, estaciones de policía y centros de detención de migrantes”, afirmó la Comisión en un comunicado.

La CIDH, organismo autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA), con sede en Washington, subrayó que esas personas afrontan “un riesgo mayor de violencia sexual (…) y otros actos de violencia y discriminación, a manos de otras personas privadas de libertad o del personal de seguridad”.

Según un Informe de 2010 del Relator Especial sobre Tortura de la ONU, recuerda que las personas LGBT están “en el peldaño más bajo de la jerarquía informal en los establecimientos de detención, lo cual se traduce en una situación de doble o triple discriminación”.

La Comisión también asegura haber recibido “información preocupante” sobre el uso del “aislamiento solitario” como una medida habitual para “proteger” a lesbianas, gays, bisexuales y transexuales recluidos en prisiones.

La CIDH subrayó que “el aislamiento solitario debe utilizarse solamente en circunstancias excepcionales, por el tiempo más breve posible y solo como medida de último recurso”.

“El aislamiento solitario y otras formas similares de privación del contacto humano durante períodos de tiempo prolongados -agregó- pueden producir daños mentales y físicos irreversibles y constituyen tratos inhumanos y degradantes”.

A su juicio, la orientación sexual y la identidad de género no deben utilizarse como criterios para someter a las personas a aislamiento solitario durante períodos “indebidamente prolongados”.

Ante ese problema, la CIDH instó a los países miembros de la OEA a tomar “medidas urgentes y eficaces que garanticen la vida, seguridad, integridad personal y dignidad de las personas LGBT” en cualquier centro de detención del continente.