Desde la AJB San Isidro, mientras peleamos para conseguir una paritaria digna para todos los empleados judiciales, continuamos estando presentes para garantizarle el goce de todos sus otros derechos laborales. En esta oportunidad realizamos una presentación al Arquitecto Juan Spirito, Jefe de la Delegación de Arquitectura, Obra y Servicio de la Departamental, a fin de requerirle una urgente solución sobre la inmediata reparación de los problemas edilicios que aquejan a diversas dependencias descentralizadas.

En el flamante edificio del Polo Judicial de Tigre, se desplomó el techo de yeso del baño de hombres (así, como se evidencia filtraciones en los pasillos y oficina), situación que se ve agravada los días de lluvia donde una catarata de agua ingresa en los baños mojando la instalación eléctrica que quedó a la vista luego del desplome. De esta forma se genera un combo que puede llegar a tener resultados fatales.

En el Juzgado de Paz de Vicente López también están presentes las filtraciones en los techos, si bien en esta dependencia se desmontó parte del cielorraso para que no se desplome sobre los empleados judiciales, la situación de goteras, el riesgo eléctrico y la deformación de la alfombra fruto de las filtraciones generan un ambiente laboral peligroso para los empleados y justiciables y donde resulta difícil llevar adelante las tareas laborales de la forma correspondiente.

Por último, en los Juzgados del Fuero de Menores sito en Av Rolón 943, al abrirse el nuevo portón el mismo se salió de lugar y cayó sobre el auto de un agente judicial. Si bien la situación le produjo daños al vehículo, por mero azar ninguna persona salió lastimada.

Estos reclamos dejan en claro que la situación edilicia terminal que afecta al Edificio de Ituzaingó 340 no puede ser solucionada meramente con la construcción de sedes descentralizadas, en las cuales se terminan repitiendo los mismos problemas edilicios. No se puede normalizar y minimizar que los judiciales trabajen en un ambiente que es potencialmente dañino para su salud y torna más gravoso la realización del trabajo asignado. Esta situación reafirma el porqué del persistente reclamo de nuestro sindicato en la necesidad de la construcción de una ciudad judicial eficiente, limpia, planificada acorde al crecimiento exponencial que presenta la demanda de justicia de la zona, y se cese con la práctica de alquiler de casas, depósitos y/o construcciones que no están en condiciones de alojar el funcionamiento de oficinas judiciales.