Por Hugo Daniel Russo*

A esta altura de las circunstancias uno no sabe si algunos de los funcionarios que nos gobiernan son increíblemente torpes, asombrosamente ignorantes o simplemente piensan pura y exclusivamente en el oportunismo político.

En consonancia con el descabellado proyecto nacional sobre el particular, ya circula en nuestro territorio un anteproyecto de ley en el mismo sentido que además se propone a modificar en parte la ley orgánica del Poder Judicial para hacer efectiva dicha reforma.

Suele pasar muy a menudo que los funcionarios hablan de escuela pública y llevan a sus chicos a establecimientos privados, dudosamente hayan pisado una, así lo hacen acerca de la salud pública cuando se atienden en clínica privadas, desconociendo absolutamente lo que ocurre en nuestros hospitales y en esta oportunidad lo hacen acerca de la justicia. Muchos de ellos de han convertidos en opinólogos seriales que recorren estudios de televisión arguyendo teorías simplistas cuyas consecuencias recaerán sobre la vida de millones de argentinos.

En este caso, nada es mas simplista que decir que la justicia bonaerense no funciona o funciona lenta culpando a la feria judicial de ello.

En primer lugar queremos decir que quiénes trabajamos hace 20, 30 y 40 años en la justicia bonaerense sabemos que la justicia solamente puede mantenerse en pie gracias a las miles y los miles de trabajadrxs que día a día trabajan a destajo para que ello ocurra. La falta de presupuesto acorde a un poder medular del estado es inconcebible: edificios no habilitados, sin baños públicos; oficinas, pasillos y cielorrasos con peligro de derrumbe inminente; violación a toda la normativa legal en materia de salud e higiene laboral; la falta de planes de evacuación ante siniestros; la ausencia de desfibriladores en todos los edificios ante una emergencia para empleados, justiciables, testigos, peritos y abogados; recurrente falta de energía, gas, agua y caída de soporte informático; la falta de mobiliario; la falta de nombramiento de personal y de aperturas de nuevas oficinas juzgados son solo algunas pocas cosas que hacen que la justicia funcione como funcione.

Párrafo aparte merece el tratamiento acerca de como y en que circunstancias se eligen los jueces y de como funciona el Consejo de la Magistratura en nuestra provincia, un tema no menor, pero que hace en gran medida al asunto, pero por su complejidad lo abordaremos en otra oportunidad. Eso también repercute en porque tenemos la justicia que tenemos.

En esas condiciones paupérrimas trabajamos a diario. Y en esa sintonía, la atención al público es de 6 hs, pero no así la labor en tribunales. Nada pudiera salir si las compañeras y compañeros trabajasen solo esas horas, por ende se trabaja, 7, 8, 9 y más horas diarias, como asimismo en días inhábiles, porque detrás de cada causa hay una persona, una familia, un niño, un derecho y una necesidad y asi lo viven nuestrxs compañeros trabajadorxs y en rigor de verdad muchos Magistrados de todos los fueros en nuestra provincia.

Situaciones de los fueros de Familia, del Trabajo, de Menores, en materia Penal tanto en la administración de Justicia como en Ministerio Público suele suceder que se trabaje por demás, sin recibir compensación alguna al respecto. Ni hablar de los juzgados, tribunales, fiscalías, Salas de Cámara y Defensorías cuando están de turno. Entonces, la mentira de que se trabaja 6 horas queda desenmascarada in limine, aunque se nos paga por seis horas siempre es mas de eso lo que se trabaja en la gran mayoría de los casos, sino bastará con pararse en la puerta de nuestros paupérrimos edificios y ver como la catarata de deliverys entran y salen después de las 14.00 hs, principalmente en nuestro conurbano.

La otra gran mentira es la ficticia parálisis durante la feria

Todo el mundo sabe que durante el receso existen juzgados, tribunales, fiscalías, defensorías y Cámaras de turno. Todo lo que suceda durante ese período se atiende y se resuelve, como asimismo los amparos y los habeas corpus. Nada queda sin atender o resolver salvo por impericia o negligencia propia de algún juzgado en particular, cuestión que suele ocurrir aún fuera de la feria. En todos los demás casos, en donde los juzgados permanecen cerrados, para la atención al público, se realizan paralización y archivos de causas para remitir luego por legajos al archivo departamental, reordenamiento de escritos y de despachos atrasados, producto del vendaval que ocurre durante el mes de Diciembre. Destrucción de copias y fotocopias de expedientes a archivarse, remisión o devolución de expedientes, anexos, incidentes a sus juzgados originarios en aquellas causas que se archivan, planificación de audiencias, de estadísticas, del trabajo administrativo en general, reparaciones, pinturas, etc, cuestiones que son de cumplimiento imposible durante el año, porque todo lo que hay que resolver o es para hoy, es para ayer y por ende no hay tiempo para dedicarnos a estas cuestiones, mientras los papeles se acumulan, las estanterías se doblan por el peso y las paredes se rajan de tantos expedientes ya terminados, resueltos, y que solo ocupan un espacio ocioso para acumular polvo, cucarachas y pulgas.

De más está decir, aunque lo vamos a hacer, que el derecho al descanso nos lo hemos ganado como laburantes y tenemos ese derecho y como tal es para todxs nosotrxs innegociable, como todo derecho y punto.

Cuestión no menor, es lo que pasa con los compañerxs abogadxs y peritos laburantes de a pie y no de grandes estudios jurídicos que también usan este mes para re ordenarse, para descansar como corresponde, pero también bajo la trampa de extensión horaria y de permanente atención al público, no pueden ocultar otra cosa que beneficiar a los grandes estudios de abogados que cuentan con una horda de profesionales, en muchos casos mal pagos y explotados, en desmedro de los primeros.

Es mentira solo trabajamos seis horas y es mentira que en la feria judicial se paraliza la justicia

Lxs trabajadorxs judiciales y los de la CTA Provincia de Bs. As., les decimos al ejecutivo provincial que debería informarse debidamente ya que para la legislación internacional en materia laboral la OIT ha dictaminado cuales son los trabajos que revisten el carácter de esencial, y justamente no lo es el servicio de justicia como tal, aunque ya ha quedado demostrado que los trabajadorxs asumiéramos el mismo como tal, pero eso no es fundamento legal para confundir a la opinión pública acerca de que la feria judicial conspira contra el servicio de justicia como lo dice el anteproyecto de ley en sus fundamentos.

Nosotros tenemos una serie de elementos que creemos que conspiran contra la verdadera justicia:

• El no pago de la sentencia efectuada por conjueces, hace mas de 5 años, en favor de los trabajadores acerca de la eliminación del sistema de porcentualidad salarial por decreto hace aproximadamente 30 años.

• La no devolución de los puntos perdidos del ítem bonificación por antigüedad conculcado durante la emergencia económica ocurrida a fines del siglo XX y a principios del siglo XXI, en favor de lxs trabajadorxs, cuestión que se negaron a tratar durante la paritaria pasada.

• La implementación del sistema de porcentualidad salarial o equiparación salarial con la justicia nacional, atento a que toda la justicia bonaerense está un 40% por debajo de los salarios que se pagan del otro lado de la Av. General Paz.

• La sanción de la ley Marco de Paritarias para obtener nuestro CCT, únicxs trabajadorxs en la provincia que carece de tal herramienta democrática.

• Cumplimiento con la normativa legal nacional e internacional en materia de seguridad e higiene laboral para todos nuestros edificios y con el monitoreo necesario del Ministerio de Trabajo y la ART, para que la SCBA y/o la Procuración cumplan con tales requisitos.

• Momento óptimo para democratizar la justicia, como asimismo agilizar y promover el acceso a la misma para los sectores mas vulnerables.

Existen demás cuestiones que tenemos pendientes, como el bloqueo de título para los peritos, la capacitación en horario de trabajo, la eliminación de la violencia laboral, etc, pero esas cuestiones son para seguir discutiéndola con la cabeza del Poder Judicial que es la SCBA, pero estas cuestiones prioritarias, le atañen exclusivamente al Poder Ejecutivo y está ahí nomás al alcance de la mano cambiarlas a no.

Al Poder Legislativo le decimos que estamos a disposición para discutir estos temas en el recinto y los invitamos a recorrer los pasillos y oficinas para que vean en que situación se encuentra la justicia bonaerense antes de votar cualquier ley.

Ha quedado desmitificado la parodia de la conspiración de la feria judicial contra el servicio de justicia.

Esto es muy fácil de resolver y es tan solo una decisión política. Solo dotando de mayor presupuesto a la justicia la misma podrá funcionar acorde a las necesidades de nuestra población. Se necesita mayor inversión en infraestructura, en mobiliario, en personal y en aperturas de dependencias aptas para el funcionamiento judicial, para quienes trabajamos de un lado y para los que trabajan del otro lado del mostrador.

Conspira contra el servicio de justicia la falta de diálogo, de paritarias libres, de recomposición salarial acorde a la inflación real del costo de vida, y no la que dice el presupuesto y nos quieren imponer, la falta de CCT, porque de otra manera habrá cese total de actividades mucho más largo que cualquier feria cosa que ocurriera no tan lejos, sino acá cerquita durante el último conflicto salarial durante el año 2016.

(*) Hugo Daniel Russo. Sec. Gral CTA Zona Norte . Sec. Actas AJB San Isidro. Encuentro de la Militancia Judicial Bs. As.