El secretario general de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) Departamental San Isidro, Marcelo De Gori, afirmó que “la de ayer fue una marcha muy importante y contundente donde la Central de Trabajadores Argentinos demostró que está a la altura de las circunstancias porque desde el primer momento ha entendido que lo principal es cuidar la fuente de trabajo y el poder adquisitivo de los trabajadores, para que este modelo económico no nos pegue en donde más nos duele que es con la pérdida de trabajo o con la pérdida de la capacidad de consumo”.

Previo a la marcha de la CTA, los judiciales habían protagonizado una protesta en la Casa de la provincia de Buenos Aires en la Capital Federal para pedir la reapertura de la paritaria. Y por la tarde, se sumaron a la gran movilización a la Plaza de Mayo.

Nuevamente las calles de la ciudad de Buenos Aires se inundaron de trabajadores que llevaron sus reclamos desde distintos puntos del país. Se calcula que alrededor de 150 mil personas se movilizaron a la Plaza de Mayo. En diálogo con La Primera, De Gori destacó: “Quedó claro desde los discursos de los compañeros que si sigue habiendo ajuste, aumento de precios y aumento de tarifas vamos a seguir en la calle. Cuando en una sociedad comienza a haber despidos y se afecta el salario, todos los que están en el trabajo informal se sienten muy afectados”.

“Como dijo Hugo Yasky ayer, nosotros no queremos desestabilizar a nadie, lo que pedimos es poder seguir llevando el alimento a cada una de nuestras familias y la realidad es que la inflación del año pasado en alimento, textil y básicamente en las tarifas ha sido un golpe muy duro para el bolsillo de los trabajadores”, concluyó el sindicalista de los trabajadores judiciales.