Ante otra oferta inaceptable por parte del Gobierno, los judiciales marchamos hasta la Casa de la Provincia de Buenos Aires a fin de mostrarle nuestro descontento. Esperamos que el Ejecutivo Provincial  pueda llegar a comprender que el diálogo, sobre el cual tanto le gusta hablar, no se hace monologando e imponiendo los números que ellos quieren sino escuchando y comprendiendo la postura de los trabajadores y respetando sus intereses.

Para que eso pase,  como dejó en claro el conflicto del 2016, es necesario la presencia de todos nosotros en las calles.

El conflicto es personal, la falta de un aumento y el decaimiento de nuestra calidad de vida es un golpe personal a  cada uno de los trabajadores, así que cada uno de nosotros debe hacer propio el conflicto y dar una respuesta. Convertir lo personal en político y sumarnos con nuestros compañeros, que atraviesan la misma situación que nosotros, en las columnas de la AJB  para marchar coordinadamente con el resto de los gremios estatales, que se encuentran ante la misma pared de desprecio por parte del gobierno, es la única respuesta posible para defender nuestros intereses.
Te esperamos en la siguiente jornada de lucha.