Tras  el decreto firmado por Scioli para mover del centro de San Isidro el fuero penal, los trabajadores reclaman una solución integral y sostienen que esto no resuelve la problemática. “Son parches para descomprimir, pero no atienden al problema real”.

Redes eléctricas y de gas colapsadas, pisos levantados por el peso de los expedientes, paredes rajadas, proliferación de sedes anexas. Ante la paupérrima situación edilicia y la superpoblación, el reclamo por el traslado de los Tribunales de San Isidro surgió hace más de un lustro. La semana pasada, el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, y el ministro de Justicia bonaerense, Ricardo Casal, firmaron un decreto para ceder a la Suprema Corte de Justicia de la Provincia un predio para el traslado de la primera instancia del Fuero Penal del centro de San Isidro a Boulogne. La decisión fue celebrada por el intendente, Gustavo Posse. Sin embargo, el proyecto despertó una fuerte polémica.

“Si bien el traslado puede descomprimir un poco, nos parece una locura llevar sólo la parte penal a Boulogne. Para nosotros y para la ciudadanía, esto no resuelve la situación. La verdadera solución es una ciudad judicial que integre todo. Hemos hecho asambleas y ninguno de los trabajadores ha votado ir allá. Si no hacen participar a los trabajadores, va a estar complicado”, dijo a este diario Hugo Russo, Secretario General de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) de Zona Norte y Secretario Adjunto de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) en San Isidro.
“Esto tiene más que ver con que el Municipio y algunas organizaciones protestan por el traslado de detenidos en el centro. Ante eso, la idea es mudar juzgados de garantía y juzgados orales a Boulogne, pero los 14 juzgados civiles no se mudarían. Y si apelás una causa, la cámara va a seguir en el edificio de Ituzaingó al 300. Son parches para descomprimir, pero no atienden al problema real, es para sacar a los detenidos de San Isidro”, advirtió Russo. Lo cierto es que el propio Posse, al dar el visto bueno al proyecto de traslado a Boulogne, manifestó su intención de alejar a las personas arrestadas del centro del distrito. “Ahí lo más importante es poder llevar la primera instancia del Fuero Penal, que es el riesgo para el centro de San Isidro, que es un centro educativo, que es un centro comercial, que no condice con el riesgo de tener traslado de detenidos y todos esos riesgos”, dijo el intendente.
El predio cedido por la Provincia para el traslado del Fuero Penal de San Isidro se encuentra entre Figueroa Alcorta, Panamericana Acceso Norte, Avenida Irigoyen y Gurruchaga. Tiene alrededor de 43 mil metros cuadrados de superficie y está cerca de las unidades penitenciarias 46, 47 y 48, por lo que facilitaría el traslado de los detenidos alojados allí. Actualmente funcionan en ese terreno dos empresas que deberán ser removidas para concretar el traslado de la justicia penal.
Russo, en representación de la AJB San Isidro, no descartó que se tome alguna medida próximamente para manifestar el rechazo al traslado parcial a Boulogne. Recordó que desde ese sector habían propuesto el uso del predio de lo que fuera Obras Sanitarias de Béccar como sede para la anhelada ciudad judicial.
Fuente: El Argentino Zona Norte