Desde la CTA Autónoma y la CTA de los Trabajadores repudiamos enérgicamente la represión sufrida en el día de ayer por los compañeros y compañeras de AGR-Clarín que se encuentran defendiendo 380 puestos de trabajo ante la sorpresiva decisión de la empresa de cerrar la fábrica.

En el mismo momento que el Ministerio de Trabajo se negó a dictar la conciliación obligatoria, la policía reprimió con gases lacrimógenos y balas de goma a los trabajadores y familiares que permanecen en la puerta de la imprenta ubicada en Pompeya apoyando la ocupación de la planta.

Estamos convencidos que estos métodos son incompatibles con el sistema democrático y que rememora años oscuros de nuestra historia con el sólo fin de amedrentarnos y vernos de rodillas ante los intereses de los poderosos. En este marco, reafirmamos nuestra convicción y nuestro compromiso de no retroceder ni un centímetro en cada lucha.

Desde la CTA Autónoma y la CTA de los Trabajadores nos solidarizamos con los compañeros y compañeras en conflicto y repudiamos los hechos denunciados, al mismo tiempo que llamamos a los sectores populares a que en unidad y solidaridad enfrentemos cada una de las medidas que intente avasallar o ignorar los derechos de los trabajadores, trabajadoras y el pueblo en general.

Hugo Yasky – Secretario General CTA de los Trabajadores

Pablo Micheli – Secretario General CTA Autónoma