Dueño de un plumín mordaz, el humorista se hizo conocido por sus trabajos en las revistas como Chaupinela, Humo(r) y Satiricón.

El pasado viernes 24 de abril, a los 76 años, falleció el gran humorista y dibujante Alfredo Grondona White, quien se hizo célebre por su trabajo en las revistas Humor y Satiricón, que se editó entre los años 70 y hasta fines de los 90.

Nacido en la ciudad santafesina de Rosario, Grondona White comenzó a dibujar regularmente a los 14 años, donde publicó trabajos en los diarios Democracia y Rosario. Dos años después ganó un concurso de la prestigiosa revista especializada Dibujantes y su carrera despegó.

Participó de publicaciones fundamentales del humor gráfico y la democracia argentina como Soterrasen, Chaupinela, El ratón de Occidente y Humo(r), entre muchas otras, consignó el peridista Andrés Valenzuela, en una nota del diario “Página\12”. Él mismo contaba que las revistas Esquire y Mad, de Estados Unidos tenían como costumbre robarle sus trabajos, sin reconocerle la autoría.

Feroz crítico de la sociedad era mordaz como pocos, la dictadura intentó hacerlo callar cuando censuró tapas de la revista Humo(r), en la que se burlaba de la cúpula militar.

Uno de sus personajes más famosos, el Doctor Piccafeces, era un abogado inmoral hasta la náusea. Fue también el autor de viñetas en las que se mofaba de todos.

El período más célebre de su carrera comenzó cuando Andrés Cascioli lo convocó para la revista Satiricón, donde Grondona White dio rienda suelta a sus trazos. Luego siguió Humo(r), de la que diseñó el logo y en la que participó desde el primer número. Fue uno de los baluartes de su redacción hasta su cierre. Allí atravesó la dictadura militar, el retorno de la democracia con Alfonsín y el menemato.

Fuente: lagaceta.com.ar