Todos los que formamos parte de la Comisión Directa de la AJB de San Isidro recibimos con profundo dolor la noticia del fallecimiento del Ex – Fiscal General de Bahía Blanca  Hugo Cañón, en un accidente automovilístico en las cercanías de Olavarria.

Desde su cargo fue el encargado de iniciar las investigaciones por crímenes de lesa humanidad cometidos en jurisdicción del V Cuerpo y de la Armada Argentina, y en 1987 cuestionó la ley de Obediencia Debida por inconstitucional.

Por estas tareas, y como reconocimiento a sus fuertes convicciones, en el año 2000 recibió el premio Justicia Universal, otorgado por la Asociación Argentina Pro-Derechos Humanos, de Madrid y seis años después recibió de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata, el premio “Reconocimiento a la trayectoria y el compromiso con la Defensa de los Derechos Humanos”. En 2007 la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires lo distinguió como “Personalidad Destacada de los Derechos Humanos” por ser el único fiscal del país que 20 años antes impugnó la ley de Obediencia Debida.

Lamentamos hondamente el fallecimiento de un militante de los D.D.H.H así como de un Magistrado que comprometió su tarea con la lucha contra la impunidad, el silencio y el olvido y en post de la Memoria, la Verdad y la Justicia.

Uno no puede obviar el rol de creador de verdad social que tiene el Poder Judicial y, gracias a hombres como Hugo Cañon, el derecho se atrevió a correr el velo sobre lo que paso durante la última dictadura militar y su plan genocida.

Te extrañaremos compañero.