Este miércoles volvimos a estar en la puerta del Congreso porque, aunque este gobierno lo atrinchere y disfrace de cuartel militar, sabemos que esa es la casa de todos los Argentinos. Como tales queremos estar presentes y elevar nuestro profundo rechazo al presupuesto de ajuste.

El presupuesto de ajuste para los judiciales son Dependencias cada vez mas precarias; compañeros con cada vez mas multiplicidad de tareas hasta el punto de la esquizofrenia por que los nuevos ingresos nunca llegan; paritarias que cada año nos dejan mas lejos de la justa remuneración por nuestro trabajo. Sacarnos el mayor jugo por la menor remuneración posible.

Pero también el presupuesto de ajuste afuera de tribunales es una sociedad cada vez mas precaria, mas salvaje, con menos mecanismos de solución de conflicto, un pais convertido en un coctel explosivo. Una explosión que nos llegará, con una lluvia  de  causas cuando se busca que la Justicia ponga el parche donde el Poder Ejecutivo desaparece.

Como trabajadores estuvimos presentes para decir que ese no es el 2019 que queremos para nosotros, ni para nadie.