Según la programación financiera para 2016, la Universidad de Buenos Aires sólo verá incrementados los fondos para el pago de salarios, mientras verá congelados los montos destinados al funcionamiento de las Facultades.

Todo indica que el 2016 será un año complicado para la Universidad de Buenos Aires. Según denunciaron representantes estudiantiles, graduados y docentes de esa institución, la distribución de presupuesto programada para este año no alcanzaría a cubrir los servicios básicos de las Facultades. Así se desprende de la presentación que hizo el propio Secretario de Hacienda de la Universidad, Emiliano Yacobitti, donde queda en evidencia que no habrá aumento para los gastos de funcionamiento.

“La UBA recibirá un presupuesto votado en el Congreso de la Nación el año pasado con un aumento del 30%, que con la reciente devaluación e incrementos de precios que se vive en el país, sólo alcanza para cubrir los aumentos de salarios de los trabajadores”, expresó el Consejero Superior Estudiantil Alejandro Ades.

“Es decir que los fondos destinados al mantenimiento de las Facultades, llamados gastos de funcionamiento, sufrirán un incremento del 0%. En concreto: la UBA contará con el mismo dinero que el año pasado, para pagar servicios que hoy cuestan hasta cinco veces más”, agregó.

Al respecto, también se manifestaron desde el claustro docente. Federico Schuster, ex decano de Cs. Sociales y actual Consejero Superior, dijo a este medio: “Si no se concreta la asignación de otras partidas ya aprobados por el Congreso pero no distribuidas por el Gobierno, hacia el mes de agosto nos quedaríamos sin presupuesto para funcionar.” A su vez, el ex decano relacionó también la situación con la “ausencia de ofertas razonables en la paritaria de los docentes universitarios, que condena a sus salarios a un enorme deterioro”.

En el mismo sentido se expresó el Consejero graduado Fernando Muriel: “Suben las tarifas de transporte, las facturas de los servicios y los precios de los alimentos, mientras la educación pública ve disminuidos sus recursos”. Muriel señaló también que “del otro lado de la vereda, los grupos económicos se llenan los bolsillos gracias a la eliminación de las retenciones.”

Según explican voces de la Universidad, el recorte presupuestario afectará más a aquellas Facultades que no cuentan con fuentes para generar recursos propios, como son los posgrados y cursos. En palabras de Lautaro Barriga, Consejero Directivo estudiantil en Cs. Sociales: “Esta situación implica un brutal ajuste que tendrán que cargar sobre sus hombros fundamentalmente facultades como Sociales o Filosofía y Letras, que prácticamente no generan recursos propios, a diferencia de recaudaciones como las de Odontología y Económicas”.

Por otro lado, el Presidente del Centro de Estudiantes de Psicología, Doyel Gutierrez, consideró que “ante estos intentos de desguace y desfinanciamiento de lo público, los distintos sectores que intervenimos en la Universidad, debemos estar organizados en unidad en pos de defender el piso de ciudadanía existente en nuestro país porque la educación pública es un derecho conquistado que no puede ser negociado bajo ningún aspecto”.

La distribución de presupuesto deberá ser aprobada en la sesión de Consejo Superior de la semana que viene. Se espera que pueda haber protestas y reclamos, dirigidos en particular al Secretario de Hacienda de la Universidad, Emiliano Yacobitti, quien es también dirigente de la UCR – Cambiemos.

Fuente: http://www.politicargentina.com/