Los judiciales nos hemos acostumbrado, lamentablemente, a trabajar en condiciones edilicias deficientes, desagradables y muchas veces peligrosas para  nuestra salud.  El ejemplo más claro lo sufrimos todos los que trabajamos en el Edificio de Ituzaingó 340 donde, días antes de la feria, tuvimos que tolerar durante varios días la falta de agua en cocinas y baños, lo que motivó en su momento una convocatoria a asamblea para definir medidas.

Como sindicato sostenemos que es  necesario que existan ciertas condiciones mínimas que se deben cumplir para ejercer nuestras tareas de forma segura y digna. Es obvia la falta de voluntad política por parte de la Corte y de la Gobernadora de  tomar medidas para revertir esta situación, por lo cual las condiciones de trabajo en nuestras Dependencias seguirán degradándose hasta que los trabajadores judiciales tomemos una postura clara y contundente respecto a las condiciones de trabajo que deseamos y cuáles son las situaciones  ante las cuales decimos un contundente BASTA.

Invitamos a todas las compañeras y todos los compañeros que  estén cansandos de trabajar en Dependencias precarias, arriesgando su salud a cambio de salarios, que se acerquen este Jueves a la sede gremial a la mesa que constituyó la AJB San Isidro para tratar los temas de condiciones edilicias.